miércoles, 11 de junio de 2014

LUJURIA ESPAÑOLA.

Yo soy argentino, pero chilenizado a cagar. Me encantaría contar la historia que me paso con una española, de aquellas que te ponen los pelos de punta. 
Y bien, como me he chilenizado tanto, lo cartucho también se me ha pegado en demasía. Pero a la hora de ponerse las pilas, me pongo las pilas como Dios manda. Saco todo mi lado bestial y macho alfa. 
Y esta mujer sin duda, hizo que me pusiera a 1000 por hora. Mire mi miembro y le dije: Vos sabes lo que debes hacer!!! Vamos campeón!! Por la patria, por la doble patria en verdad!!! La vamos a hacer cagar! Así que compañero compórtese como un pura sangre...
Bien, principalmente era una ida inocente a la casa de esta española ricarda, para ayudar a sacar la pintura, lo que yo no sabía es que de paso también le iba a rayar la pintura. Cosas que pasan.
Estábamos en esas piolamente, porque bueno su madre se encontraba en casa, y además aun no me lanzaba ninguna indirecta.
Cuando acabamos, sí, acabamos de sacar todo, agotados como si hubiéramos tenido una sesión épica de sex.
Yo de comienzo, la mire y fue: Su pelo rojo, está en llamas, y esas tetazas. No podía creerlo.
No saben cómo deseaba metérsela bien duro.
En fin comimos algo rico, y luego me ofrecí a lavar los platos. La madre se fue a dormir, en eso, yo inocentemente lavando, siento de un momento a otro una mano en mi paquete, y fue wuooo!! ¿Qué está pasando acá? ¿Quién quiere jugar? ¿La mamá? Me dio miedo, no, no...Era una mano suave, y era de ella, comenzó a inspeccionar mi bulto, me bajo la cremallera, Y que manos más ricas, me apretó los testículos, la idea era infligirme un poco de dolor. Dolor rico. Sin previo aviso me dio vuelta como si fuera su marioneta, y se la metió toda en la boca, comenzó a lamer como una desquiciada, sentía como su lengua exploraba todo mi glande, jugueteaba con el grandulón como una experta. Luego posó su mano en el e inicio el jugueteo de arriba y abajo como una master. Y yo gemir, gemir y gemir cada vez más alto, se levantó me tapo la boca, me llevo a su pieza para mayor privacidad.
Yo me senté y ella parada, me miro con una cara de estoy ardiendo por comértelo, y mamo, mamo, masturbo, mamo, mamo, masturbo hasta que me vine en su boca carnosa....
Y con carita de malota, me dijo me voy a dormir.
Yo quede en llamas, al menos me limpio, si se lo trago todo la muy golosa. Y dormí. Medio desorientado desperté, y fue: ¿Dónde chucha estoy? Ah, sí, la que me comió la pija, y me dejo tirado después que se tragó todito.
Como buen semental desperté con una 
desperté con una erección ya parecida a una piedra. Y la dama ¿Dónde está? Yo aquí tan caliente en su habitación, y la muy descarada se fue a dormir con su madre. El sueño me la gano, y la erección seguía. Me molestaba a cagar la wea. 

Al rato escuche unos pasos en la escalera, y pensé: ¡¡Al fin mi diosa viene!! Claro era ella. Nos abrazamos por un rato, se acurruco, este era el momento romántico. Me busco el cuello, lo lamió, mordió y luego, le prestó atención a mi bulto, y como una niña dijo: 
¿Qué pasa acá?
Puso cara de cumpleaños, y me empezó a masturbar lentamente, me torturaba, yo me quería venir, pero ella lento, lento y tortuoso, mientras escuchaba su respiración entre cortada en mi cuello. 
Se escucharon ruidos, era su madre que despertaba. Y yo en mi mente: ¡Maldita madre! Bajo como una loca y le dijo: Lo fui a despertar. Y realmente me despertó de una excitante manera. 
Yo con tremenda erección ¿Cómo bajo de acá con este tremendo animal al acecho? El pantalón lo supo disimular bien, baje y puse mi mejor pokerface, saludando como si nada. Hable lo justo y necesario.
Y su madre nos dice: Debo ir a hacer unos trámites. 
Nuestras miradas se encontraron, y salía fuego. Era el momento de terminar lo que comenzamos. En verdad lo que ella comenzó. 
Se largó la madre, y ella como una leona se lanzó sobre mí, y me dio unos besos apasionados, que sentí su lengua en mi garganta, realmente tenía hambre, yo era su presa. Me sentía completamente cazado. 
Me prendí como paja seca, y ya ahora sí que está loca iba a ser mía completita, estaba transformada en una pantera, y yo también deje sacar a mi animal más feroz, mi pene que estaba como una roca. 
Le agarre las tetas ¡Que tetas! Esas eran ubres. ¡Dios mío! comencé a hurgar por su blusa, se la quite, y estaban que explotaban. Creo que quieren decir: ¡Hola! Le quite el maldito sostén, para ver dos pelotas gigantes que se movían ricamente. 
Las chupe, chupe, y chupe, que manera de chupar, eran completamente adictivas. Fue como si nunca en la vida me hubiesen amamantado, me sentí un bebe. 
No se aguantó más, me saco la polera, los pantalones, me dejo en calzoncillos, me lo miro con deseo, me quito todo. Me puso ambas manos en el respaldo del sillón, y se la metió toda, comenzó a saltar golosamente en mi pene, y la penetre muy duro, bien duro, es que no me podía contener, y la mina era bastante hardcore. Recordé el bendito condón, y me dijo ando en esos días, y yo emh...Filo, tengo que acabar. 
Saltando con esas tetas gloriosas y grandotas, las chupe cuanto pude, porque ya llegaba al techo está loca con tanto salto compulsivo. 
Y se vino rico, escuchar sus gritos ¡Pero que putaza! Pensaba yo. Se vino unas cuantas veces más antes de llenarla. La di vuelta sin miramientos, y la puse en cuatro y le di, le di, le di hasta que me vine adentro. 
Nos duchamos, como si nada hubiera ocurrido, la verdad es que sentí que todo fue un sueño, era la mina perfecta. Pero la perfección no existe, y así como vino a mí y prácticamente me sentí violado, me boto. No sé más mierda de ella, Pero vez que me acuerdo de la muy...Arghhh... Me caliento a la primera. 
Es la única que me lo ha chupado de una manera increíble. Maldita y exquisita española.

1 comentario:

  1. Hola tita! sígueme también!
    http://josefadelosmonstruos.blogspot.com/

    ResponderEliminar