sábado, 11 de junio de 2016

DUALIDAD

Soy una mala mujer. Despierto fantasías fatales en los hombres, y gozo al verlos relamerse por mi, sin embargo no deseo a nadie.
Me gusta ver, sentir y pensar lo que provoco en ellos,
Verlos sufrir por tenerme,
Buscar de alguna manera tener un momento conmigo y que me digan: ¡Femme Fatale!
Los incito a quererme, a desearme, a fingir que algún día pueden poseerme. Cuando en verdad ni siquiera me interesan.
Soy una buena mujer, porque intento decirles que no tienen ninguna oportunidad conmigo, pero al parecer eso los pone más hot.
Soy la dualidad, el bien y el mal, la frialdad y el calor,
Gozo con los sentimientos diferentes,
Me siento buena y mala.
¿Qué soy? ¿Qué quiero? ¿Qué busco?
Soy una mala mujer,
Por que juego con sus emociones,
canalizo en mis momentos todas esas sensaciones,
Digo que no,
mi cuerpo quiere decir si,
mi mente dice no.
Eso es lo que no me hace tan bestia.
Soy la figura angelicalmente demoníaca,
disfruto tanto cuando me ruegan,
Me siento mala al no corresponderles,
Soy la dualidad.
Soy una mala buena mujer,
No sabe lo que quiere, con quien lo quiere y donde lo quiere.
Solo me divierto al ser deseada,
no me gusta engañar,
mi corazón se ha vuelto de piedra,
mi cuerpo esta caliente, ardiendo, deseando, fantaseando, pero ¿Con quién?
Con quien no me desea.
Me abruma lo fácil,
me agrede lo difícil.
Soy la confusión encarnada.
¿Qué quiero? Un cuerpo.
¿Qué deseo? Ser follada.
¿Cuántas veces? Las que quieras.
¿Con quién? No lo se.
Soy una mala mujer,
Soy una buena mujer.
Soy la confundida idolatrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario