domingo, 2 de octubre de 2016

JUEGO DE CARTAS.

Éramos múltiples parejas de conocidos y desconocidos que se juntaron en una casa para jugar.
La carta más alta con la más baja debía comenzar a tocarse e iniciar cuando se les antojara.
Si a alguien le tocaba un comodín, podía escoger 2 personas para iniciar un trío.
Me tocaba sacar a mí, afortunadamente saque el comodín.
Escogí a una chica pelirroja y un hombre guapo moreno.
Mientras los otros seguían sacando cartas y haciendo parejas. Nosotros nos miramos inmediatamente con un deseo ansioso.
La chica pelirroja que solo llevaba un short y una polera que enmarcaba sus pechos lozanos se lanzó hacía a mí y metió toda su lengua por mi boca. La sentía en mi garganta, sus manos se clavaron en mis pechos manoseando con júbilo. No tardo en incorporarse el chico moreno, sacando su miembro y ofreciendo a nuestras bocas lamerlo y chuparlo.
Nosotras como dos gatitas en celo nos acercamos gateando hasta su gran pene.
Nuestras lenguas se cruzaban, cada una chupaba a ratos e intercambiamos besos con la pelirroja de senos protuberantes.
Nos levantamos, le quite la polera y ella a mí el vestido.
Le quite el sostén y sus pechos cayeron llenos en mis manos, mordisquee sus pezones, metí mi cara entremedio de ellos, ahogándome con el aroma y la cantidad. Saboree.
Ella inyecto sus manos en mis tetas. Comenzamos a besarnos, chocando nuestros cuerpos. Le quite el short, y me encontré con una vulva fina y rosada. Me tente a pasar lento mis dedos.
El chico se acercó a nosotras presionando un dedo en nuestros culos, obligándonos a chocar nuestras pelvis constantemente.
Otros dedos se introdujeron en nuestras vaginas. Nuestras lenguas se observaban haciendo el intento de tocarse. Gemíamos.
Mire a mi alrededor y ya todas las parejas estaban. Muchos habían comenzado a follar, tetas saltaban, penes se metían, sudores, gemidos y aromas envolvían la habitación que cada vez subía de temperatura, y nosotros éramos el trío afortunado.
El chico se posiciono atrás mío y me obligo a apoyar mis manos en el suelo. Escuche el escupo en su mano y luego pasar por mi vagina. Ingreso todo su sexo en mi zorra y el palmoteo de su pelvis y mis nalgas se hizo sonar.
Le indique a la pelirroja que se acostara, la tome de las caderas y acerque su vulva rosada en mis labios, saque mi lengua y velozmente comencé a lamer. Chupe sus pliegues y los mantuve fuerte en mi boca. Soltaba, y otra vez.
El chico me follaba duro y golpeaba mis nalgas. Tiraba de mi pelo para escuchar mis gemidos que apagaba en el sexo de la chica.
Me soltó el dulce, me puso de espaldas al suelo, agarro mis piernas cada una a un costado a la altura de sus costillas. Y la chica se sentó en mi cara, quede embadurnada de todos sus jugos que caían por toda mi boca y presione con mi lengua su hendidura.
Abría mi boca para escapar un gemido atrapado por la vagina de la pelirroja.
La chica inicio el bamboleo, estaba a punto de venirse en mi cara.
Las penetraciones del chico se hicieron potentes.

La chica se corrió en mi boca, y el chico se corría en mi zorra. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario